Theme Preview Rss
DECRECIMIENTO ECONÓMICO PARA LOS RICOS. SUSTENTABILIDAD PARA ENTENDERNOS
Esta reflexión se suma al debate de con que herramientas del lenguaje nos vamos a tener que dotar para clarificar y tener claro como actuar ante un futuro que queremos que nos garantice la Sustentabilidad necesaria para asegurarnos el futuro de nuestros descendientes.
Me cuesta entender el que se quiera utilizar el concepto de decrecimiento como arma política pues considero que se comete el mismo error que arrastramos desde que se quiso utilizar el de desarrollo Sostenible y nos movemos en la misma dialéctica.
Ya en 1992 se criticó sobre todo por los países menos desarrollados, pero también por los que pensábamos que desarrollo y crecimiento no nos ayudaría. Desde los albores del ecologismo hemos visto el planeta como un todo. Sabíamos que todo esta interrelacionado y es interdependiente. Hemos hablado de “Gaia” y hemos defendiendo los Límites, hemos dado importancia a la Biodiversidad que abarca el territorio de todos los seres vivos.
Mas bien cuando utilizamos la palabra “decrecimiento” estamos provocando, seguramente eso es lo que se pretende, pero lo que considero que va a ocurrir es que la discusión se vuelva estéril.
Estamos de acuerdo es que el crecimiento económico que hemos vivido desde hace más de 40 años no produce efectos positivos para el ser humano y su medio. Esta idea se opone al consenso político generalizado según el cual el aumento del nivel de vida, entendido éste desde parámetros economicistas, es el objetivo al que debe aspirar cualquier sociedad a futuro. Cambiemos lo de decrecimiento económico, por un concepto político que nos ayuden a situar lo que se necesita en su justa medida, Defendamos el Sustento para nosotros y las generaciones futuras y le llamamos Sustentabilidad como una propuesta de organización colectiva para prevenir las consecuencias negativas de la disminución de los recursos a causa de la excesiva producción generalizada de productos más bien despilfarradores, preconizada por el sistema capitalista.
Es incomprensible que el uso de la palabra “decrecimiento económico” este presente dentro de los verdes, pues a la única que le puede servir es a la izquierda de los países ricos, dentro de una dialéctica ya tradicional de hacer las cosas por etapas y serán estos los que confían, mas bien desean que sea asumida de forma gradual por el movimiento altermundista como fórmula de futuro, ¿Por qué hay que decrecer? ¡Para que cuando hayamos decrecido, sea cuando nos preocupamos de que se ponga a la persona en el centro de las decisiones políticas y económicas!
Para que esperar, nosotros los Verdes, estamos de acuerdo en que el “desarrollo despilfarrador” que hemos padecido no es el adecuado y hemos defendido que “Otra forma es posible”. Otra forma de vivir, de relacionarnos entre las personas y con el resto de seres vivos del planeta, pero no pensamos, por lo menos yo, que hay que hacerlo por etapas, o consignas. Primero Decrecer, ¿Y donde dejamos las alternativas? Esas alternativas en la que muchos estamos trabajando desde hace tiempo. (hablo de alternativas, descentralizadas, autosuficientes, con recursos cercanos y renovables). Es hacer las cosas de otra manera, aprendiendo de lo que muchas ecologistas ya hacemos. El uso de energías libres, la bioconstrucción coherente, las energías renovables
Si cambiamos decrecimiento pos Sustentabilidad, veremos que toda queda más coherente, en positivo y permite hacer propuestas con perspectiva esperanzadora.
QUÉ ES LA SUSTENTABILIDAD
La doctrina de la Sustentabilidad está fundamentada sobre 4 premisas:
El funcionamiento del sistema económico actual depende de recursos y energías que se van a agotar. Por lo tanto, no es viable a medio plazo. Hay que buscar el Sustento por otro lado.
Para ello la reflexión necesaria es ¿Cuáles son las necesidades básicas que todo ser vivo? Tenemos que repartir los recursos renovables del planeta para todos.
Los bienes y servicios producidos por las economías no son la única riqueza: también lo son la buena salud medioambiental, la justicia eficaz y eficiente, los procesos de democratización, el carácter participativo de las instituciones, etc. El crecimiento de la riqueza material, medido en términos monetarios, se realiza en detrimento de estas otras riquezas. Por lo tanto, la persona debe volver a estar por encima de la economía.
Los recursos del planeta son de todos, tenemos que gestionarlos para garantizar el Sustento, de nosotros y las generaciones venideras.
La Sustentabilidad es un medio para buscar una calidad de vida mejor y basada en otras premisas político-económicas, lo que obliga a que la mayoría de personas del planeta tomemos en nuestras manos la gestión de los recursos en beneficio de todos y no de una minoría.
El Índice de Sustentabilidad se diferencia de los índices usados de forma convencional en que su valoración es muy difícil de cuantificar económicamente pero no por ello deja de ser importantísimo: sería la de defensa de la “vida” en la Biosfera. Es imprescindible reponer todas las formas de capital natural: el humano, el físico y el medioambiental.
La defensa de la Biodiversidad humana y la Biodiversidad en la naturaleza.
Conseguir la descontaminación del aire y del agua
Frenar el cambio climático, la desertización, la deforestación.
Si no lo hacemos los riesgos son: El agotamiento de los recursos naturales y los daños ecológicos que nos impedirían el sustento.
La sustentabilidad solo la podemos hacer sino paramos la acumulación de los gastos “mitigatorios”: En seguridad, En armamento preventivo, en medidas preventivas contra:
La salud
Los riesgos ecológicos
La seguridad nuclear
Esta política acelera el dejarnos sin recursos que son limitados, acentúa el desequilibrio norte/sur, la desigualdad social, la precariedad y la contaminación.
Un planeta con los recursos limitados no puede soportar el crecimiento perpetuo del nivel de consumo actual basado en la extracción del stock natural y es necesario que los habitantes, principalmente de los países ricos, acepten una bajada en su nivel de consumo de energía y de bienes materiales. La reducción del consumismo y por tanto de la producción, pero no de las necesidades básicas, permitirían liberar a los/as trabajadores/as de labores superfluas, disminuir el stress relacionado con el trabajo y, por supuesto, vivir en un entorno menos contaminado (“La alegría de vivir” de Nicholas Georgescu-Roegen a la cual aspira todo ser humano).
SUSTENTABILIDAD vs DESARROLLO SOSTENIBLE
La Sustentabilidad se opone tanto a la economía neoliberal como a la noción de desarrollo sostenible. Desarrollo y Sustentabilidad serían, hoy por hoy, incompatibles. El desarrollo sostenible ha pasado a convertirse en un argumento que utilizan los gobiernos y las propias multinacionales para demostrar, supuestamente, que tienen en cuenta los efectos medioambientales a la hora de tomar decisiones. Se ha transformado en la máscara para aparentar un respeto inexistente (no hay más que ver Kyoto) con el entorno.
Novelda 16 de marzo de 2.010
David Madrid

0 comentarios:

Publicar un comentario