Theme Preview Rss

OTRA ECONOMÍA ES POSIBLE: LA ECOSIMÍA. (2)

¿QUÉ GANAMOS CON LA ECOSIMÍA?
Si «eco-logía» significa, etimológicamente, reflexión sobre la casa. Y esta casa no es sólo el entorno ambiental, se refiere a la visión de mundo sobre el ordenamiento de las relaciones entre personas, pueblos, países. De la eco-logía depende la «eco-Simía» que son los criterios respetuosos con el medio que nos rodea. Nosotros defendemos la “eco-Simía” como modelo de intercambio en que prevalece la cooperación y como prioridad la solución de nuestras necesidades reales.
La verdadera alternativa comienza entonces por un cambio de mentalidad. No sólo ambiental, sino sobre todo social y multicultural que nos haga ver la posibilidad y necesidad de un nuevo tipo de relaciones humanas equitativas, soberanas, interdependientes e interrelacionadas. El centro del mundo no es el dinero y los que lo poseen. Somos diferentes, pero profundamente complementarios entre personas, pueblos y entrelazados con la naturaleza. Destruir o someter a intereses egoístas cualquier dimensión, sea humana, de todos los seres vivos o de los recursos, es un atentado al planeta en su totalidad.
Esta crisis actual del capital y del mercado es una grave advertencia, para quienes queramos entenderlas, ahondando en sus causas reales: una crisis provocada por ese mismo capital y que ahora intenta resarcirse con una operación económica de rescate, en donde la mayoría de la población tiene que hacer un sacrifico descomunal para mantener su imperio. Recuperar el sentido y praxis ecológicas hoy en un mundo dominado, explotado y arruinado por una ideología egoísta y excluyente, significa compartir la tierra y sus bienes con equidad. Esta idea de la casa común es el signo más convincente y eficaz de una ecología liberadora, el trabajo más profundamente humano, la mejor y más radical respuesta humanizadora a la crisis.
EcoSImia. A resaltar la etimología de la palabra, que por si misma, traslada a cada ser, a cada persona, la responsabilidad de hacer propia la economía y más aún, nuestra implicación con el ecosistema, de ahí el resaltar la sílaba "SI" seguida de "mía".2
EcoSImía = “El ecosistema es cosa mía”. Esta analogía hace unidad con el entorno, somos parte corresponsable, así fluimos sin nuestros propios límites y el estrés es sustituido por la dicha y satisfacción de ser.
La EcoSImía propone que nos dediquemos primordialmente a lo que nos apasiona,
EcoSimía = Sustentabilidad.
La suma de las personas comprometidas con este paradigma forman la EcosíNuestra
2.1.- Autogestión de los Recursos y las Necesidades
Necesidades humanas básicas:
Salud física - Autonomía personal
Necesidades humanas intermedias:
Alimentos y agua potable – Cobijo – Entorno sin riesgos – Seguridad – Capacidad de aprendizaje – Autorealización – Estima – Sentimiento de pertenencia
Redefinir el concepto de necesidades”. Existen dificultades para distinguir lo necesario de lo superfluo.

En economía la necesidad es subjetiva. Esta necesidad tiene que ver con deseos, preferencias o demandas.
Desde el punto de vista, social, humano y ecológico, sí es necesario definir las necesidades. Tenemos la bibliografía de filósofos que han pretendido definirla, desde Platón, hasta mas recientemente Maslow, Manfred y Max Neef. Este último define las necesidades humanas en: Subsistencia - Protección - Afectividad - Ocio - Creatividad - Identidad - Comprensión y conocimiento - Participación – Libertad.
Todas ellas están interrelacionadas.
Además Max Neef distingue entre necesidades humanas y “satisfactores”.
Los satisfactores son culturales y se pueden clasificar en dos grandes grupos:
Negativos. Que van en contra de lo que pretenden. (Destructivos, falsos-satisfactores, inhibidores...)
Positivos. Que i satisfacen necesidades. (Singulares, sinergéticos...)Hay unos requerimientos materiales mínimos, determinados por diferentes factores físicos como la nutrición, la geografía, el clima, la productividad agrícola, para satisfacer las necesidades de Subsistencia y Protección. El resto no son requerimientos mínimos. La satisfacción de las necesidades no materiales depende, más de los procesos (sociales y físicos), que de los objetos. Es la influencia de las elecciones culturales las que determinan la intensidad material asociada con las necesidades no materiales. Se puede decir que el consumo material dificulta más que ayuda a la satisfacción de estas necesidades no materiales.
La mayoría del incremento en gastos de consumo de las últimas décadas se debe a la satisfacción de necesidades no materiales. Pero la tendencia es intentar satisfacer estas necesidades no materiales con consumo material. (Producción capitalista).
Hay que buscar respuestas a las necesidades, no a la demanda económica, Quim Sempere1, analista de las necesidades humanas, mantiene que estas responden a procesos históricos sociales; considera que las necesidades que producen bienestar son, además de las denominadas básicas, las denominadas sicosociales, que derivan de las primeras: La autoestima, el reconocimiento, la pertenencia, la autorrealización, la libertad personal y la participación en el ámbito social, son necesidades básicas también y que sin su satisfacción no es posible llevar una vida plena.
No es imprescindible ser rica para tener bienestar.
Otro conceptos de los que hay que reflexionar son: el Bienestar y el Consumismo
Hoy en día para la mayoría de los ciudadanos, el desarrollo tecnológico es sinónimo de bienestar. El desarrollo económico se vanagloria de haber conseguido y espera seguir consiguiendo a nivel planetario: una mejor alimentación, una vida más saludable, un incremento de la esperanza de vida, una mayor alfabetización, una menor mortalidad infantil, mayor movilidad espacial y un incremento de las facilidades para el ocio y el tiempo libre. Con este sistema se fomenta el consumismo.
Este planteamiento está siendo cuestionado desde diferentes puntos de vista y por diversas razones, principalmente porque la realidad mas bien nos confirma todo lo contrario. El problema es grave en las ¾ partes del planeta, aunque tampoco se puede decir que vaya bien en los denominados países ricos:

  • La alimentación de las personas deja mucho que desear, los hospitales están a rebosar de enfermos y enfermedades, aunque la gente muere con mas años, son muchos los que malviven los últimos años de su vida; La gente puede que sepa leer, pero cada vez hay más analfabetos funcionales, la mortalidad infantil puede disminuir, pero no la calidad de vida de esos niños, la movilidad es a costa de incrementar la dependencia económica, el tiempo libre y el ocio; siendo optimista, es para la mayoría trabajar más horas y más estrés.
  • El bienestar de los países ricos, pone en duda de que el ritmo actual pueda beneficiar a todo el planeta, lo dudan desde las que hacen referencia a la relación entre crecimiento económico y desarrollo humano, los que relacionan el ingreso nacional con la equidad social, los que relacionan ingreso personal y felicidad y más aún los que cuestionan que la vida pueda resistir las agresiones de este desarrollo.
2Extraído de la web: http://www.ecovillananda.com/EcoSimia.html y escrito por Osvaldho Hosornio
1 Joaquín Sempere: L’explosió de les necessitats. Edicions 62. Barcelona 1992