Theme Preview Rss

Sistemas electorales democráticos

Todos los gobiernos del mundo se consideran democráticos.

Los Gobiernos que ellos mismos no se identifican como democráticos, están totalmente aceptados por la comunidad internacional: Ciudad del Vaticano, Arabia Saudita, Myanmar y Brunei.

Democracia es una forma de organizarse grupos de personas, cuya característica predominante es que la titularidad teórica del poder reside en la totalidad de sus miembros, pretendiendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros del grupo. La realidad es que todas las democracias, están respaldadas por un poder fáctico, a veces implícito, otras no tanto, que permiten sostener al grupo por tener un objetivo coherente para quien detecta realmente el poder.

En sentido literal la democracia es la forma concreta de gobierno, de organización del Estado, en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que le confieren legitimidad a los representantes. En sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social en la que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales.

Las diferentes formas de interpretar la participación directa o indirecta y la manera en que sus miembros son libres e iguales, marcan el debate de si los diferentes gobiernos existentes son realmente democráticos o no.

La definición clásica de democracia se define a partir de la clasificación de las formas de gobierno realizada por Platón primero y Aristóteles después, en tres tipos básicos: monarquía (gobierno de uno), aristocracia (gobierno "de los pocos" para Platón), democracia (gobierno de la multitud para Platón y "de los más", para Aristóteles).

Hay democracia directa cuando la decisión es adoptada directamente por los miembros del pueblo. Hay democracia indirecta o representativa cuando se eligen a representantes para que estos deliberen y tomen las decisiones.

Algunos autores también distinguen una categoría intermedia, la democracia semidirecta, que suele acompañar, atenuándola, a la democracia indirecta. Incluye la democracia participativa cuando se aplica un modelo político que facilita a los ciudadanos su capacidad de asociarse y organizarse de tal modo que puedan ejercer una influencia directa en las decisiones públicas o cuando se facilita a la ciudadanía amplios mecanismos plebiscitarios. La democracia deliberativa es otro tipo de democracia que pone el énfasis en el proceso de deliberación o debate, y no tanto en las votaciones. El concepto de democracia social propone el reconocimiento de las organizaciones de la sociedad civil como sujetos políticos (consejos económicos y sociales, diálogo social). Todas estas formas no son excluyentes y suelen integrarse como mecanismos complementarios.

En la democracia semidirecta el pueblo se expresa directamente en ciertas circunstancias particulares, básicamente a través de tres mecanismos:

  • Plebiscito. El pueblo elige «por sí o por no» sobre una propuesta.

  • Referéndum. El pueblo concede o no concede la aprobación final de una norma (constitución, ley, tratado).

  • Iniciativa popular. Por este mecanismo un grupo de ciudadanos puede proponer la sanción o derogación de una ley.

  • Destitución popular, revocación de mandato. Mediante este procedimiento los ciudadanos pueden destituir a un representante electo antes de finalizado su período.

Los gobiernos existentes en el mundo actual, de un modo u otro responden a los siguientes criterios: República, (Sistemas presidenciales o parlamentarios), monarquía (parlamentarias, constitucionales y absolutas), gobiernos unipartidistas, gobiernos cívico-militares.

Según el objetivo de que se dotan los gobiernos se puede distinguir en:

La “Democracia burguesa liberal”democracia liberal es la que se nos presenta como modelo por parte de los sistemas en donde el poder lo ejerce el sector económico, en donde esta consagrada la libertad de mercado. Históricamente en los países que siguen este sistema han conseguido una aparente libertad, mientras se cumplan los requisitos de no poner en cuestión el poder del dinero, pero se ha podido comprobar que hacen todo lo posible para anteponer sus intereses al deseo popular. A esta democracia se le llama también Democracia formal. Está en la mayoría de los países considerados “occidentales o pro occidentales”

La “Democracia popular”, es otro tipo de régimen que surgen en el siglo XX, como reacción al sistema de democracia burguesa y hace hincapié en la construcción de una sociedad socialista. Para no caer en la trampa del capitalismo suelen considerar necesario un ente que garantice el proceso, que en muchos casos es un partido único. El estado suele tener la propiedad de los recursos y ser garantes de todo lo que les garantiza mantener su objetivo. Son los considerados como países socialistas, desde China y Cuba hasta Venezuela y Bolivia.

La Democracia Islámica, siempre se habla de ella sin hacer ninguna comparación con la Democracia cristiana. Llamemoslas Democracias religiosas.

Se pueden considerar como Democracias islámicas, las que reconocen el Islam como religión de Estado y también se habla de los Estados democrático que tratan de instituir la ley islámica. Turquía, Afganistán, Argelia, Irán.

Desde las Democracias Cristianas, se inspiran muchas políticas de los estados considerados “civilizados”, como en USA, Dinamarca, Grecia, Argentina, Noruega. En estos países la Religión está presente de forma explicita.

Podemos hablar dentro de este apartado del Estado de Israel como Estado Judío y Democrático, en Base a los Principios del Sionismo.

La Democracia monárquica o constitucional, es la forma de gobierno, en el que el rey ejerce la función de Jefe del Estado bajo el control del poder Legislativo (Parlamento) y del poder Ejecutivo (Gobierno), pudiendo el rey tener diferentes capacidades y funciones de poder, por ejemplo, controlando al poder ejecutivo. España, Marruecos, Holanda, Gran Bretaña...

Todos los descritos se dotan de una constitución y de unas leyes para autojustificarse.

La Democracia directa sería la única forma de la democracia considerada aceptable para muchos, en donde cabría la participación, la deliberación y lo social.

La Democracia como la Justicia se ha representado con una balanza y la espada. La balanza es la Equidad y la espada ¿Los poderes fácticos).

Resumiendo: ¿Como conseguirlo sin que aparezcan los privilegios de unos pocos?. ¿Qué pasos podemos y debemos dar? ¿Cuales son los principios que harían posible ese sistema en el que de forma realmente consensuada todos ganaríamos?

Muchos ciudadanos nos planteamos estas preguntas, el camino para encontrar las respuestas suele ser mal visto por los poderes establecidos.

Seguirá ...

Novelda a 23 de marzo de 2.010

David Madrid Alonso


DECRECIMIENTO ECONÓMICO PARA LOS RICOS. SUSTENTABILIDAD PARA ENTENDERNOS
Esta reflexión se suma al debate de con que herramientas del lenguaje nos vamos a tener que dotar para clarificar y tener claro como actuar ante un futuro que queremos que nos garantice la Sustentabilidad necesaria para asegurarnos el futuro de nuestros descendientes.
Me cuesta entender el que se quiera utilizar el concepto de decrecimiento como arma política pues considero que se comete el mismo error que arrastramos desde que se quiso utilizar el de desarrollo Sostenible y nos movemos en la misma dialéctica.
Ya en 1992 se criticó sobre todo por los países menos desarrollados, pero también por los que pensábamos que desarrollo y crecimiento no nos ayudaría. Desde los albores del ecologismo hemos visto el planeta como un todo. Sabíamos que todo esta interrelacionado y es interdependiente. Hemos hablado de “Gaia” y hemos defendiendo los Límites, hemos dado importancia a la Biodiversidad que abarca el territorio de todos los seres vivos.
Mas bien cuando utilizamos la palabra “decrecimiento” estamos provocando, seguramente eso es lo que se pretende, pero lo que considero que va a ocurrir es que la discusión se vuelva estéril.
Estamos de acuerdo es que el crecimiento económico que hemos vivido desde hace más de 40 años no produce efectos positivos para el ser humano y su medio. Esta idea se opone al consenso político generalizado según el cual el aumento del nivel de vida, entendido éste desde parámetros economicistas, es el objetivo al que debe aspirar cualquier sociedad a futuro. Cambiemos lo de decrecimiento económico, por un concepto político que nos ayuden a situar lo que se necesita en su justa medida, Defendamos el Sustento para nosotros y las generaciones futuras y le llamamos Sustentabilidad como una propuesta de organización colectiva para prevenir las consecuencias negativas de la disminución de los recursos a causa de la excesiva producción generalizada de productos más bien despilfarradores, preconizada por el sistema capitalista.
Es incomprensible que el uso de la palabra “decrecimiento económico” este presente dentro de los verdes, pues a la única que le puede servir es a la izquierda de los países ricos, dentro de una dialéctica ya tradicional de hacer las cosas por etapas y serán estos los que confían, mas bien desean que sea asumida de forma gradual por el movimiento altermundista como fórmula de futuro, ¿Por qué hay que decrecer? ¡Para que cuando hayamos decrecido, sea cuando nos preocupamos de que se ponga a la persona en el centro de las decisiones políticas y económicas!
Para que esperar, nosotros los Verdes, estamos de acuerdo en que el “desarrollo despilfarrador” que hemos padecido no es el adecuado y hemos defendido que “Otra forma es posible”. Otra forma de vivir, de relacionarnos entre las personas y con el resto de seres vivos del planeta, pero no pensamos, por lo menos yo, que hay que hacerlo por etapas, o consignas. Primero Decrecer, ¿Y donde dejamos las alternativas? Esas alternativas en la que muchos estamos trabajando desde hace tiempo. (hablo de alternativas, descentralizadas, autosuficientes, con recursos cercanos y renovables). Es hacer las cosas de otra manera, aprendiendo de lo que muchas ecologistas ya hacemos. El uso de energías libres, la bioconstrucción coherente, las energías renovables
Si cambiamos decrecimiento pos Sustentabilidad, veremos que toda queda más coherente, en positivo y permite hacer propuestas con perspectiva esperanzadora.
QUÉ ES LA SUSTENTABILIDAD
La doctrina de la Sustentabilidad está fundamentada sobre 4 premisas:
El funcionamiento del sistema económico actual depende de recursos y energías que se van a agotar. Por lo tanto, no es viable a medio plazo. Hay que buscar el Sustento por otro lado.
Para ello la reflexión necesaria es ¿Cuáles son las necesidades básicas que todo ser vivo? Tenemos que repartir los recursos renovables del planeta para todos.
Los bienes y servicios producidos por las economías no son la única riqueza: también lo son la buena salud medioambiental, la justicia eficaz y eficiente, los procesos de democratización, el carácter participativo de las instituciones, etc. El crecimiento de la riqueza material, medido en términos monetarios, se realiza en detrimento de estas otras riquezas. Por lo tanto, la persona debe volver a estar por encima de la economía.
Los recursos del planeta son de todos, tenemos que gestionarlos para garantizar el Sustento, de nosotros y las generaciones venideras.
La Sustentabilidad es un medio para buscar una calidad de vida mejor y basada en otras premisas político-económicas, lo que obliga a que la mayoría de personas del planeta tomemos en nuestras manos la gestión de los recursos en beneficio de todos y no de una minoría.
El Índice de Sustentabilidad se diferencia de los índices usados de forma convencional en que su valoración es muy difícil de cuantificar económicamente pero no por ello deja de ser importantísimo: sería la de defensa de la “vida” en la Biosfera. Es imprescindible reponer todas las formas de capital natural: el humano, el físico y el medioambiental.
La defensa de la Biodiversidad humana y la Biodiversidad en la naturaleza.
Conseguir la descontaminación del aire y del agua
Frenar el cambio climático, la desertización, la deforestación.
Si no lo hacemos los riesgos son: El agotamiento de los recursos naturales y los daños ecológicos que nos impedirían el sustento.
La sustentabilidad solo la podemos hacer sino paramos la acumulación de los gastos “mitigatorios”: En seguridad, En armamento preventivo, en medidas preventivas contra:
La salud
Los riesgos ecológicos
La seguridad nuclear
Esta política acelera el dejarnos sin recursos que son limitados, acentúa el desequilibrio norte/sur, la desigualdad social, la precariedad y la contaminación.
Un planeta con los recursos limitados no puede soportar el crecimiento perpetuo del nivel de consumo actual basado en la extracción del stock natural y es necesario que los habitantes, principalmente de los países ricos, acepten una bajada en su nivel de consumo de energía y de bienes materiales. La reducción del consumismo y por tanto de la producción, pero no de las necesidades básicas, permitirían liberar a los/as trabajadores/as de labores superfluas, disminuir el stress relacionado con el trabajo y, por supuesto, vivir en un entorno menos contaminado (“La alegría de vivir” de Nicholas Georgescu-Roegen a la cual aspira todo ser humano).
SUSTENTABILIDAD vs DESARROLLO SOSTENIBLE
La Sustentabilidad se opone tanto a la economía neoliberal como a la noción de desarrollo sostenible. Desarrollo y Sustentabilidad serían, hoy por hoy, incompatibles. El desarrollo sostenible ha pasado a convertirse en un argumento que utilizan los gobiernos y las propias multinacionales para demostrar, supuestamente, que tienen en cuenta los efectos medioambientales a la hora de tomar decisiones. Se ha transformado en la máscara para aparentar un respeto inexistente (no hay más que ver Kyoto) con el entorno.
Novelda 16 de marzo de 2.010
David Madrid